CADAHIA Luciana

Expositor - Ecuador

Email: mlcadahia@flacso.edu.ec

Doctora por la Universidad Autónoma de Madrid, donde fue docente e investigadora. Actualmente es profesora e investigadora de FLACSO- Ecuador. También ha sido investigadora invitada en la universidad Friedrich-Schiller Jena, París I, Universidad de la Sorbona (Francia) y Brighton University. Ha publicado libros colectivos y numerosos artículos en revistas indexadas y periódicos y revistas de Cultura y Pensamiento en Bolivia, Ecuador y España sobre diversos temas particularmente sobre el el humanismo popular y el populismo en Ecuador.

Las representaciones del trabajo en el discurso populista contemporáneo

La presente propuesta se articulará a partir de una pregunta general ¿cuáles son las representaciones del trabajo que tienen lugar en los discursos teóricos-prácticos del populismo contemporáneo? Esto supone prestar atención al vínculo existente entre las construcciones teóricas del populismo y los discursos políticos originados en las recientes experiencias populistas de la región. Es decir, cómo son teorizadas –dentro de la tradición populista- los actuales procesos políticos de la denominada década “progresista”. Para ello nos vamos a centrar al estudio de dos casos: Ecuador (de la Torre 2015, 2013; Stoessel 2010) y Argentina (Aboy 2005; Barros 2006; Biglieri 2007). Nos interesa indagar las diferencias y similitudes entre los procesos andinos y los del cono Sur, a través de estos dos casos concretos. Es importante tener presente que a partir de los trabajos de Ernesto Laclau la cuestión de la división trabajo dejó de ser un tema central en la teoría populista (Laclau  y Mouffe 2004). Y esto se remonta a la clásica discusión entre los discursos marxistas clásicos y los discursos populistas (de Ípola y Portantiero 1981; de Ípola 1982; Laclau y Mouffe 2004; Laclau 2009)  De una u otra manera, el marxismo ha acusado al populismo, tanto a nivel teórico como práctico, de haber abandonado el problema de la clase al momento de ofrecer una lectura de la realidad latinoamericana. Si prestamos atención a los trabajos de Laclau, el enfoque de las clases sociales impedía pensar otras formas de subjetivación política. Al entender que las luchas de género y raza se articulaban mediante unas lógicas que no estaban atravesadas por el clásico discurso de la clase obrera, Laclau abandonó todas las temáticas relacionadas con la división del trabajo y el papel de éste (Cadahia 2011). En cierta medida, este abandono del discurso de clase y sus implicaciones para pensar el papel del trabajo se hizo extensivo a casi todas las teorizaciones actuales del populismo. Si bien compartimos las críticas que la teoría populista ha realizado a las premisas básicas del marxismo, nos parece que es necesario retomar, desde la lógica populista, las representaciones del trabajo que se va construyendo de manera inevitable en la praxis y que no logran erigirse en problematizaciones teóricas. Y nos parece que el mejor modo de hacerlo es prestando atención al papel del derecho en las experiencias populistas. Es decir, en qué medida los nuevos derechos de la última década han configurado una serie de dinámicas relacionadas con las formas del trabajo en el capitalismo. Esto supone, por tanto,  abandonar otro de los prejuicios propios de las teorías populistas, a saber: que las instituciones y el populismo son dos aspectos excluyentes (Aboy 2010, 2005; Barros 2006; Stoessel 2010) Si abandonamos este prejuicio y entendemos que hay una lógica populista operando en las instituciones, una forma de republicanismo populista (Rinesi 2010; Vilas 2009), entonces podremos estudiar qué representaciones del trabajo fueron posibles en esta última década en Ecuador y Argentina y cuáles fueron las especificidades en cada lugar, a partir de sus propias genealogías campesinas y urbanas.