CORDERO Ricardo

Expositor - Costa Rica

Email: rcordero@iom.int

Licenciado en Economía Agrícola de la Universidad de Costa Rica y posee una Maestría en Desarrollo Rural de la Universidad de Tel Aviv, Israel. Ha trabajado en la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) desde 1998, empezó como Jefe de la Unidad de Cooperación Técnica de la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica y el Caribe, con Sede en Costa Rica; se integró en el 2001 a la Oficina Regional de la OIM para el Sureste Asiático en Bangkok, Tailandia, como Oficial Regional para el Desarrollo de Programas; en 2004 asumió el cargo de Oficial Regional para el Desarrollo de Programas en la Oficina Regional de la OIM para el Medio Oriente, con Sede en Cairo, Egipto; posteriormente en el 2007 fue nombrado Experto Principal en Migración Laboral de la OIM con Sede in Ginebra, Suiza; en 2011 se traslada nuevamente a Costa Rica como Especialista Regional en Migración Laboral y Migración & Desarrollo para Centroamérica, Norteamérica y El Caribe. Desde octubre 2015 y hasta la fecha se desempeña como Especialista Regional en Migración Laboral y Desarrollo Humano para América del Sur, con Sede en Buenos Aires, Argentina. Anteriormente a la OIM Ricardo trabajó por siete años en el ACNUR y tres años en el PNUD en Centroamérica y México, en temas de integración de refugiados y desarrollo rural.

Retos y oportunidades de los(as) trabajadores(as) migrantes en Suramérica

Más del 90% de los 247 millones de migrantes transfronterizos del mundo se movilizaron voluntariamente, generalmente por razones económicas. América Latina representa aproximadamente el 18% (44 millones) de la migración mundial (UNDESA, 2016). Nuestra región presenta patrones importantes de migración intrarregional, en parte como respuesta a las crisis económicas que afectan a los principales países de destino en Europa y Estados Unidos, pero también debido al surgimiento económico de algunos países de América Latina y a políticas restrictivas de inmigración.
A fin de aprovechar al máximo las oportunidades de desarrollo que ofrece la migración, ésta debe estar bien organizada y las políticas deben centrarse en la protección de los derechos humanos y laborales de las personas migrantes, pero también deben responder a las realidades del mercado de trabajo.  Cuando las políticas migratorias de un país están divorciadas de sus realidades de mercado de trabajo, la oferta y la demanda se satisfacen espontáneamente a través de la migración irregular, originando que los migrantes sean fácilmente colocados en situaciones vulnerables y de explotación laboral. Por lo tanto, el desarrollo sostenible depende de la preservación de condiciones de trabajo dignas, no sólo para los nacionales, sino también para los(as) trabajadores(as) migrantes.
Para abordar estos y otros temas vinculados a las personas trabajadoras migrantes en Suramérica, la presentación plantea algunas cifras, tendencias y situación actual de la migración a nivel mundial, describe brevemente el panorama de la migración laboral en Latinoamérica y el Caribe, haciendo énfasis en la importancia de contar con políticas públicas modernas como instrumento de gestión de la migración laboral, que por una parte aseguren la protección de los derechos laborales de las personas trabajadoras migrantes, pero al mismo tiempo visualicen y apoyen el nexo entre migración y desarrollo mediante una migración laboral ordenada, lo cual se ilustrará con algunas buenas prácticas en el contexto Suramericano, finalizando con algunos retos y oportunidades que ofrece la buena gobernanza de la migración laboral.