DE LA ROSA Fernanda

Expositor - Argentina

Email: f3delarosa@yahoo.com.ar

Magíster y Doctora en Historia. Investigadora y docente en el área de Historia Social y Argentina en la Universidad Católica Argentina (UCA). Una de las coordinadoras del grupo de investigación “Red de Estudios sobre Anarquismo” (CEDINCI). Autora de libros y artículos referidos al anarquismo en Argentina.

El trabajador rural. La representación anarquista del mundo del trabajo agrario mexicano y argentino entre 1880-1910

La conformación del mundo del trabajo en América Latina estuvo atravesada fuertemente por el largo proceso de consolidación de los Estados Nacionales, por la masiva llegada de inmigrantes y por el desarrollo de  modelos económicos abiertos al mercado internacional, creadores de fuertes oligarquías, que absorbían mano de obra, pero en condiciones de severa explotación. Dichas condiciones de explotación afectaban tanto al trabajador urbano como el rural y se vieron agravadas sobre los trabajadores indígenas y mestizos, a quienes el Estado había hecho pesar su fuerza militar y  habían sido incorporados violenta y subordinadamente al entramado nacional.

Hacia 1900, las transformaciones operadas en estas sociedad comenzaron a hacerse visibles a través de un universo nuevo de imágenes, ideas y representaciones políticas, sociales  e intelectuales que daban testimonio de los cambios que la inmigración, el surgimiento de la cuestión social y la cuestión indígena,  y la carrera del progreso habían plasmado sobre la realidad social hacia el cambio de siglo.  Este nuevo horizonte de conflictos despertó una serie de preocupaciones no sólo entre la clase dirigente, sino, y sobre todo, entre la intelectualidad que buscó soluciones dentro de los marcos ideológicos más diversos.  Dentro de dicha intelectualidad, el anarquismo desarrolló importantes proyectos tendientes a la visibilización del conflicto social, a la denuncia de la explotación y a la concientización de los trabajadores.  El acercamiento a un escenario social que distaba de las características propias del mundo europeo, los obligó a pensar en clave telúrica, enfrentándose a problemáticas propias del espacio latinoamericano.

En este trabajo, nos proponemos poder dar cuenta de las representaciones que algunos intelectuales anarquistas  hicieron del mundo rural y de sus trabajadores  en Argentina y México entre 1890 y 1910.  En ambos casos, se trata de un período caracterizado por el liderazgo y posterior crisis del control oligárquico del poder, que, en el caso mexicano, terminará en la Revolución, y en el argentino, en la profundización de la matriz represiva y su resquebrajamiento por la vía democrática.  Ambos, también, contaron con una fuerte presencia indígena y mestiza en el mundo del trabajo agrario. Por tal motivo, creemos interesante analizar de qué forma ciertos intelectuales anarquistas, a través de diversas prácticas editoriales, reconstruyeron, muchas veces desde escenarios exclusivamente urbanos, el mundo del trabajo rural y cuáles fueron los objetivos por los que se aproximaron a dicho escenario.

Las diferentes visiones del trabajo rural que construyeron los intelectuales anarquistas a través de sus discursos en las columnas del periódico/diario argentino La Protesta, sus revistas culturales, y la literatura producida por intelectuales vinculados al movimiento, nos servirán para reconocer las  imágenes  que reconstruyeron de un pasado pródigo, identificado en la Pampa, que, al mismo tiempo, contrastaron con un presente plagado de miserias para quienes identificaban como los señores de la tierra, y a los que veían, en el presente,  explotados por la avidez de la burguesía.  El uso de cierto imaginario referido al mundo rural, mayormente difundido entre los sectores populares gracias al fenómeno del criollismo, si bien no resulta abundante en el discurso de los intelectuales editores de La Protesta, sí persiste a través del tiempo y constituye un importante recurso de apelación al público local.

En el caso mexicano, tanto la enorme relevancia de la cuestión indígena, como la recuperación que , en parte, hicieron revolucionarios como E. Zapata, de los discursos anarquistas del magonismo y sus seguidores, dan a las miradas y representaciones propuestas por el anarquismo , una importancia central para analizar el período propuesto y el posterior desarrollo revolucionario.  En este caso, nos concentraremos en la revista magonista  Regeneración , y otras experiencias intelectuales vinculadas con el mismo núcleo cultural ácrata.

Es de nuestro interés, proponer un análisis comparativo del uso que dieron a estas imágenes de lo rural, contrastando pasado y presente, buscando  entrar en disputa con las ofrecidas por los periódicos burgueses y con las propuestas gubernamentales. Consideramos, entonces, que esta forma del discurso libertario buscaba deslegitimar el orden dominante y, al mismo tiempo, incentivar la difusión de su ideario entre los trabajadores rurales (en su mayoría nativos), desarrollando una propuesta telúrica que, sin romper con la prédica internacionalista, construía un proyecto político-cultural heterodoxo dentro del mismo movimiento.