FERRERAS Norberto

Expositor - Brasil

Email: nferreras@yahoo.com

Graduado en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentino), maestrado em 1996 en la Universidade Federal Fluminense (UFF - Brasil) y doctorado por la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp - Brasil) en 2001. Profesor de Historia Contemporánea de América y director del Instituto de Historia de la UFF. Autor de varios artículos y libros, entre los que se puede mencionar A questão nacional e as tradições nacional-estatistas no Brasil, América Latina e África. (Rio de Janeiro: Fundação Getúlio Vargas, 2015); Co-autor de Histórias Sociais do Trabalho. Uso da terra, Controle e Resistência. (São Luis: Editora uema, 2015) y Os Pobres e a Política. História e Movimentos Sociais na América Latina (Rio de Janeiro: Mauad X, 2013).

El trabajo forzado en América Latina y las políticas de la OIT en el período de entreguerras

En los últimos años los medios de comunicación nos han proporcionado abundante información sobre casos relacionados con el denominado “trabajo esclavo contemporáneo”. El uso de esta terminología creció principalmente como una forma de denuncia antes que como una categoría analítica. Para comprender la expansión de la utilización de “trabajo esclavo contemporáneo” es que en este artículo analizaremos brevemente la forma en que el trabajo forzado fue parte de los debates relacionados con las cuestiones laborales en dos países sudamericanos, Argentina y Brasil, a lo largo del Siglo XX y la forma en que sus abordajes los llevaron a una situación de acuerdo, diálogos y tensiones con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Que los medios de comunicación y activistas sociales recurran al uso de “trabajo esclavo contemporáneo” implica que los grupos de trabajadores a los que define esta categoría se encuentran en un cierto de estado de indefensión y vulnerabilidad o se refiera a grupos que no están organizados o que no consiguen organizarse. Pero también se vincula con la trayectoria de un debate que aparece invisibilizado por el impacto del término “esclavitud”. La utilización de ese término implica en un salto al siglo XIX obliterando un intenso, cambiante y prolongado debate sobre las formas del trabajo servil a lo largo del siglo XX (Gomes, 2008).
De diferentes formas y caminos, la esclavitud está en la agenda de las instituciones internacionales desde 1919, momento de consolidación del sistema. Pero lo que era una problemática de esas instituciones en su relación con países africanos y asiáticos, no estaba en la agenda americana ni era un debate propio de la región. Esas diferencias están relacionados con la Historia del Trabajo regional y sus desdoblamientos institucionales y legales. Lo que denominamos como “trabajo esclavo contemporáneo” está directamente relacionado con el trabajo forzado, tal como la OIT lo definió en la Convención 29 Sobre el Trabajo Forzado de 1930 antes que con la Convención sobre la Esclavitud de 1926 de la Sociedad de Naciones (SdN) o la Convención suplementaria sobre la abolición de la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas a la esclavitud de 1956 de la Organización de las Naciones Unidas. Las actuales medidas tomadas para contener la explotación del trabajo en la modalidad de “trabajo esclavo contemporáneo” están en diálogo con la tradición de la OIT antes que con la SdN y la ONU. La propuesta de esta presentación es de comprender los vínculos establecidos entre los países latinoamericanos con la OIT en la cuestión del trabajo forzado, la forma en que esta cuestión apareció en las Conferencias Internacionales del Trabajo (CIT) y las posiciones de los países de nuestra región. Finalizaremos abordando los debates existentes en torno a la denominación del trabajo forzado y sus vínculos con el trabajo indígena.