HIGGINBOTTOM Andrew

Expositor - Iglaterra

Email: a.higginbottom@kingston.ac.uk

Profesor Asociado en la Universidad de Kingston, Londres. Realizó su doctorado en 2006 sobre las empresas multinacionales en Colombia. Ha publicado sobre temas relacionados a la sobre-explotación y al racismo en Sur África. Su enfoque actual es como debemos reinterpretar el Capital por Marx para tomar en cuenta la esclavitud y la sobre-explotación del trabajo.

El trabajo esclavizado africano en las Américas: de la acumulación primitiva al capitalismo industrial

En el corazón de los diferentes marcos históricos de la esclavitud en las Américas hay distintas economías políticas. Este trabajo reconceptualiza la teoría de valores de Marx en un análisis de la esclavización de los afroamericanos como parte del modo de producción capitalista con sus propias características especiales. Me ocupo de la brecha entre dos lecturas marxistas convencionales de la relación entre el capitalismo y la esclavización de los africanos. La primera lectura ve a la esclavitud como parte del proceso de acumulación primitiva del capital, el "pecado original" de la desposesión. En la segunda lectura el capitalismo como tal se basa exclusivamente en la explotación del trabajo asalariado "libre" como condición general. Proporciono una tercera interpretación que ve la esclavitud como un modo racial de explotación que demuestra continuidades, así como cambios de la esclavitud de la plantación de azúcar en América Latina y el Caribe sobre la esclavitud del algodón en el sur de los Estados Unidos.

La literatura relata que el trabajo violento a muerte de africanos esclavizados en la plantación de azúcar fue una cuestión de cálculo por parte del propietario de esclavos, ponderando el valor producido contra los costos de compra y mantenimiento. Además, el costo de la compra de esclavos dependía del suministro de africanos incautados de su continente natal. Sintetizando la literatura, argumento que la esclavitud de la plantación de azúcar de los siglos XVI al XIX tuvo una relación de duelo con respecto al debate sobre la acumulación primitiva o el capitalismo desde el principio. La plantación representaba una forma temprana de producción específicamente capitalista, ya que la mano de obra africana esclavizada se compraba para crear nueva plusvalía en la producción de mercancías, pero también se basaba en el continuo saqueo europeo de otros continentes para proporcionar esa fuerza de trabajo.

Ha habido un resurgimiento en las historias del sur de los Estados Unidos. Respondiendo a estos en términos teóricos, sostengo que la forma de comercio de esclavos se encuentra entre la acumulación primitiva del capital y la primera etapa de la acumulación capitalista. Desde la década de 1800 la esclavitud del algodón floreció a pesar de terminar con el comercio del Atlántico Norte, debido a la creciente demanda industrial de Gran Bretaña. La institución de la esclavitud era tan brutal como antes, la condición absoluta no había cambiado, pero los términos del cálculo sí. Los términos cambiantes de la esclavitud, que Genovese presentó como un paternalismo para señalar la distinción de la esclavitud del capitalismo, eran más bien signos de un modo de producción que genera las condiciones de su propia reproducción.

La esclavitud del algodón de los Estados Unidos era un subsistema del modo de producción capitalista, con dinámicas particulares de producción, capital y mercancías. La producción se expandió hacia el oeste en las tierras de primera nación ocupadas de 1820 a 1860, debido a las combinaciones tierra / clima más fértiles. Esto fue permitido por las hebras mexicanas de la planta de algodón, y se convirtió en el motivo de las secuestradoras estadounidenses del territorio mexicano. Ocupado Texas era la fuente más barata de algodón en el auge de 1850.

En ambos contextos, el modo de explotación del trabajo africano implicaba la dominación racial en su esencia. La plantación de esclavos era similar a la fabricación violenta, en que había una división del trabajo, pero no una basada en la producción de máquinas. Además, la compra directa de la fuerza de trabajo le confiere características especiales. En este modo de explotación la existencia del trabajador esclavizado estaba condicionada por su valor como un bien de capital. Mientras que en el capital de Marx el trabajo asalariado es tanto capital variable como capital circulante, la fuerza de trabajo esclavizada operaba únicamente como una combinación de capital variable y capital fijo. Debido a que los esclavos estaban dirigidos a la producción no mercantil así como a la producción de productos básicos, el grado de explotación de la mano de obra esclavizada no es idéntico a la tasa de plusvalía.

Este modo de enfoque de explotación revisita la conceptualización de Marini sobre la super-explotación del trabajo y el intercambio desigual.