HINOJOSA Alfonso

Coordinador / Expositor - Bolivia

Email: alfhg67@gmail.com

Sociólogo, Master en Ciencias Sociales. Docente-Investigador del Instituto de Investigación e Interacción y Posgrado de la Carrera de Trabajo Social UMSA.

Jóvenes migrantes bolivianos en mercados laborales transnacionales: entre la explotación laboral y el surgimiento del sujeto migrante

Hoy en día se estima que cientos de miles de hombres y mujeres de origen boliviano se halla insertos de una u otra manera en el rubro laboral de la manufactura textil en Buenos Aires, de los cuales alrededor de un 60 por ciento son niños, adolescentes y jóvenes sobre quienes recae los mayores grados de sobreexplotación y vulnerabilidad, expresados en flexibilidad en la organización de las formas de trabajo, uso intensivo de mano de obra, bajo nivel de capacitación, hacinamiento e insalubridad. Esta situación no sólo que continúa sino que se reproduce y tiende a empeorar debido al actual contexto político y económico de Argentina. En todo caso, es la cadena productiva y las condiciones laborales a las que se hallan sometidos estos migrantes las que generan niveles muy elevados de explotación y precariedad que atentan a los derechos básicos y fundamentales de cualquier trabajador, más allá de su origen o nacionalidad.

Sin embargo, existen acciones y emprendimientos desde los propios jóvenes migrantes que buscan discutir y revertir esa situación en pos de trabajo digno. De manera específica en Buenos Aires jóvenes bolivianos organizados juntamente con vecinos, académicos y activistas de los derechos humanos formaron la “Asamblea Textil de Flores”, espacio de encuentro, discusión, socialización de propuestas y activismo en defensa los derechos de los trabajadores en pos de visibilizar e influir en política públicas que garanticen un trabajo digno para los migrantes bolivianos. Producto de estas dinámicas de discusión se acuña la noción de “economía popular migrante” empleada en el seno de una serie de organizaciones y colectivos de trabajadores sobre todo migrantes, pero no exclusivamente, para designar los enclaves y nichos laborales donde éstos se desarrollan. El mayor ejemplo de esta economía popular migrante lo constituiría la Feria de La Salada.

El “Colectivo Simbiosis Cultural”, una agrupación de jóvenes -bolivianos en su gran mayoría- que hacia el año 2008 comienza a organizarse , está conformada sobre todo por costureros que cuestionan las formas de trabajo dentro de los talleres textiles en los cuales laburan junto con miles de otros bolivianos. La temática del trabajo textil siempre fue una preocupación central del colectivo, comenzaron a discutirlo y hablarlo en sus diversidades y complejidades que van desde la vivienda-taller, las articulaciones entre medios de producción y las cadenas productivas, la mano de obra migrante, el folclorismo, los medios de comunicación de la colectividad, diversidades sexuales, género y violencia, etc. En estas dinámicas un elemento fue fundamental, abandonar la mirada y la postura victimista.

La presente ponencia busca rescatar la construcción social del sujeto migrante tallerista, pensar y valorizar esas acciones y prácticas de empoderamiento de los jóvenes migrantes bolivianos a la par de sumarse y profundizar en las relaciones generadas en los lugares de origen de dichos migrantes y de aportar conocimiento y generar datos sobre esta problemática. En todo caso, busca ser un ejercicio de construcción colectiva una agenda de discusión, análisis y acciones directas sobre la problemática del trabajo textil con mano de obra migrante en ciudades como Buenos Aires, con diversas organizaciones/ asociaciones de migrantes bolivianos, generando así puentes de relacionamiento a partir de lo laboral en ambas ciudades y experiencias académicas de relacionamiento.