KINGMAN GARCÉS Eduardo

Expositor - Ecuador

Email: ekingman@flacso.edu.ec

Antropólogo e Historiador especializado en estudios urbanos y en temas relacionados con la memoria social. Tiene un doctorado en Antropología urbana y una maestría en Antropología Andina. Es profesor de FLACSO-Ecuador de cuya revista fue director durante 8 años. Ha sido coordinador del departamento de Antropología, Historia y Humanidades y coordinador del doctorado de Estudios Políticos del la misma FLACSO. Entre sus estudios se destacan La ciudad y los otros, Quito 1860-1940: higienismo, ornato y policía y Los trajines callejeros. Memoria y vida cotidiana. Quito, siglos XIX y XX. Este último en colaboración con Blanca Muratorio.

Urbanización y modernidades paralelas. Disputas materiales y disputas simbólicas en quito, 1940-1960

El punto de partida de esta investigación son los cambios que se produjeron en las relaciones cotidianas en Quito hacia las décadas de 1940 y 1960, esto es en los años anteriores a la ley de reforma agraria, asumida por algunos investigadores cómo hito o corte aguas con respecto a un pasado marcado por la influencia de la Hacienda sobre el conjunto de la vida social (Barski, 1978, Guerrero, 1975) Lo que se busca poner en cuestión en este estudio es la percepción de la modernidad urbana como algo que compete solo a las élites, o como un procesos separado del campo, mostrando las conexiones y diferencias entre una modernidad hegemónica y otras modernidades o formas de entrar en la modernidad a las que podríamos llamar subalternas. Cuando hablamos de modernidad temprana nos referimos a un largo proceso de cambios, superposiciones y rupturas de las antiguas formas de organización de la sociedad y la economía, así como en las formas de representación colectivas. Al mismo tiempo, se asume que esa modernidad no se desplegó en una sola dirección sino como parte de un campo de fuerzas o de disputas. Al hacerlo nos abstraemos de una serie de momentos anteriores en los que la modernidad se hizo presente.Para esto intentamos hacer un uso paradigmático de dos tipos de textos, ubicados en contextos distintos al de Quito, pero profundamente iluminadores: el Libro de los Pasajes de Benjamin y las obras de José María Arguedas. Por –ultimo y como parte de esta perspectiva de análisis queremos poner en juego distintas formas de caracterizar a estas nuevas formas de configuración de los sectores populares urbanos, pero con una fuerte relación con el campo, en términos de pobres, cholos, chusma, plebe, tal como se lo hacía en medio de las disputas por la hegemonía protagonizadas por las elites, o en términos de raza popular, trabajadores, trajinantes tal como lo hacían algunos de los representantes de los gremios y asociaciones populares.