QUIROZ Francisco

Expositor - Perú

Email: fquirozc@unmsm.edu.pe

Historiador, Doctor en Historia. Profesor principal de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú, Vicedecano académico de la Facultad de Ciencias Sociales. Vicepresidente de la Asociación Peruana de Historia Económica. Especialización en la historia social y económica peruana y latinoamericana entre los siglos XVI y XIX y con publicaciones en estos temas, entre ellos Artesanos y manufactureros en Lima colonial.

Aprendiendo juntos: indios, negros, libres y esclavos en talleres de Lima colonial

Esta ponencia busca establecer las bases de la formación técnica de los trabajadores de talleres de la ciudad de Lima entre los siglos XVI y XVIII en función de criterios étnicoculturales y económicos a partir de los contratos de aprendizaje existentes en los archivos.

Lima es una ciudad creada a propósito para servir de centro colonizador de un vasto territorio en Sudamérica. Sus funciones fueron principalmente administrativas y comerciales pero de todas maneras desarrolla una amplia gama de actividades industriales tanto artesanales como manufactureras. La ciudad carece de contingentes propios de mano de obra y, así, tendrá determinados problemas para cubrir las necesidades laborales a través de la migración interna y externa. Llegan personas de todas las castas, razas, procedencias y condiciones.

Los maestros artesanos iniciales y, con el tiempo, quienes se consideraban con derecho a restringir el ejercicio de sus oficios, crean gremios a imagen y semejanza de las instituciones análogas de España. Sin embargo, los gremios coloniales limeños difieren en sus funciones y dinámicas de los peninsulares. Inclusive, en el aspecto laboral. En efecto, en Lima colonial tienen vigencia solo parcial mandatos típicos de la normatividad gremial y esto tiene un importante impacto en la conformación de relaciones laborales en la ciudad.

Esta ponencia analiza cerca de 960 contratos laborales correspondientes al siglo XVI y 2,300 contratos del siglo XVIII encontrados en el archivo de protocolos notariales del Archivo General de la Nación del Perú. Esta amplia información me permite establecer las coincidencias y las diferencias en las relaciones laborales. El énfasis se hace en las condiciones de trabajo de aprendices y oficiales de diferente origen en el contexto del desarrollo de las actividades productivas a fin de determinar las similitudes (patrones comunes) y diferencias (tendencias particulares) en el trato que se da a trabajadores según su condición social y étnicocultural.

Asimismo, otros factores intervienen en la determinación de las condiciones laborales. Uno de ellos es el patronazgo que presentan los trabajadores al momento de cerrar los tratos laborales. Esto se refiere a si se trata de trabajadores voluntarios o si alguna persona (pariente, tutor, autoridad, etc.) los protege o los obliga a asentarse con un empleador. Otro factor esté relacionado con el empleador y la unidad productiva. Es decir, la “naturaleza” del empleador (casta, raza) y las dimensiones del taller influyen en la configuración de patrones de contratación y en general de condiciones laborales en la Lima colonial. Un tercer factor se refiere a los mismos oficios. Hubo oficios más exigentes que otros en cuanto al aprendizaje formal previo a la apertura de un taller o, en su defecto, a la contratación en talleres de otros maestros. Los plateros y otros oficios que usan metales preciosos son, por regla general, más celosos que otros oficios.

La información muestra tendencias interesantes a través del tiempo. Si los más de 900 casos del siglo XVI son muy representativos de la Lima de entonces (una ciudad de menos de veinte mil habitantes), los 2,300 casos del siglo XVIII son a todas luces solo una muestra muy pequeña para la ciudad que bordeaba las 60,000 personas. Esto lo explico por la creciente informalización que se da en las relaciones laborales y por el debilitamiento de las exigencias gremiales en cuanto al aprendizaje formal previo al ejercicio de los oficios.

Considero que estas diferencias en el tratamiento laboral se reflejan en la historia posterior de las relaciones laborales peruanas y, por eso, su estudio es importante para entender la realidad del mundo del trabajo peruano.